Coins by P2PCOIN
un gran inversor

¿Cómo ser un gran inversor?

En lo que respecta a la inversión pura y sencilla, lo mejor es acumular mucho, reinvertir casi todo y gastar lo menos posible.

Invertir es colocar un capital para ponerlo a trabajar.
Eso implica que el tener un capital es un requisito imprescindible a la hora de ser un inversor.
Sin capital, no puede haber inversión. Capital, tiempo y rentabilidad. Esos son los tres pilares de la inversión.
Nótese que use la palabra “capital” y no use la palabra “dinero”. ¿Por qué? Bueno, porque hay una diferencia.
El dinero es un medio de intercambio. O sea, el dinero se usa para comprar cosas.

El capital es un instrumento de financiamiento.
Se usa para invertir. Es dinero que genera dinero.

La disciplina es uno de los atributos fundamentales de un gran inversor. Es necesario tener disciplina.
Tener la disciplina significa gastar menos, pudiendo gastar más.

El inversor mediocre normalmente sufre de una fe ciega y un optimismo iluso. Compra un activo con grandes expectativas, pensando que nada puede ir mal.

El inversor debe ser pragmático. Un activo, baja y sube. Si sube mucho y tenemos una sobrecompra, vendemos. Y si baja demasiado y tenemos una sobreventa, compramos.

Lo mejor es comprarles a los miedosos y venderles a los optimistas.

Todo es un asunto de carácter: Disciplina, paciencia, y cabeza fría. El inversor ingenuo compra con la esperanza de hacer mucho dinero en poco tiempo. Se ilusiona. Se enamora. Y pone toda su fe en una ilusión. Un día tiene suerte. Vende. Y se da un par de lujos creyéndose un genio de las altas finanzas. Me refiero al minorista arrogante y sabelotodo que hace vida activa en las redes sociales promoviendo insensateces. Esos son inversores indisciplinados, impacientes y emotivos. Esos son los radicales que siempre están peleando con otros en Twitter. Esa es la masa irracional que se debe evitar.

El mundo de las inversiones es un cálculo de los riesgos y las oportunidades. Los grandes inversores no están en el negocio de hacerse rico de la noche a la mañana. Están en el negocio de acumular capital, invertir y reinvertir a través de los años y las décadas. Son personas pausadas, controladas y pragmáticas. El carácter es más importante que la ambición o la técnica. La disciplina, la paciencia y la cabeza fría son los componentes necesarios para poder convertirse en un gran inversor.

(Un inversor minorista con buen carácter (disciplina, paciencia, y cabeza fría) que acumula, invierte y reinvierte a largo plazo tendrá su éxito asegurado. Es un hecho inevitable. Así de sencillo.)